La policía de Ámsterdam también se vuelve rutinaria en torno a la protesta climática: el bloqueo de la A10 terminó sin problemas


En un ambiente amistoso, pero con más energía que la última vez, la policía de Ámsterdam logró poner fin el sábado por la tarde al bloqueo de la carretera de circunvalación A10 por parte de manifestantes de Extinction Rebellion (XR). Dos horas después de que cientos de activistas climáticos salieran al asfalto, el último ya había sido llevado para ser procesado en un lugar en Noord, al otro lado de la ciudad. A finales de diciembre, cuando el movimiento de protesta ocupó por primera vez la A10, despejar la carretera llevó varias horas más.

XR eligió una vez más un trozo de asfalto cerca del icónico ‘Shoe’, el apodo de la antigua sede de ING, como lugar de protesta. ING no se encuentra desde hace años en este edificio empresarial, que ahora se llama Infinity, pero los activistas quieren llamar la atención sobre las inversiones «fósiles» de este importante banco holandés. El león naranja del logotipo del banco aparece con frecuencia en pancartas y carteles de protesta.

Lea también
En el ‘zapato pobre’, XR entra en la A10: ‘El símbolo de miles de millones en inversiones en fósiles’

Al igual que a finales del año pasado, los manifestantes no son obstaculizados activamente por la policía antes del bloqueo ilegal de la carretera. Los agentes les dicen educadamente a los manifestantes que se reunieron junto a la barandilla alrededor del mediodía que “este no es el lugar para manifestarse” y luego siguen adelante. Algunos automovilistas que pasan levantan el dedo medio mientras tocan la bocina.

Algunos activistas de XR participan en bicicleta en el bloqueo de vanguardia, al inicio de la protesta en la A10.
Foto Sem van der Wal/ANP

Poco después de las doce, el tráfico disminuye de repente. Pronto se hace evidente que se cierra una pequeña ‘vanguardia’. Los tres carriles izquierdos serán ‘cruzados’ (cerrados) y la velocidad máxima para la salida aún abierta se reducirá, primero a 90 y luego a 70 kilómetros por hora. Poco después de pasar el último coche, la carretera se llena de gente.

Disuelto en media hora.

El recorrido sigue la misma coreografía que en diciembre. Pero esta tarde lluviosa la presencia policial masiva actuó más rápidamente para poner fin a la situación, como habían anunciado de antemano el jefe de policía y el alcalde.

Por orden de la alcaldesa Femke Halsema, la manifestación se disuelve formalmente al cabo de media hora, tras lo cual se ordena a los manifestantes que se retiren tres veces. De lo contrario, serán arrestados, aunque también se puede utilizar «la porra corta y larga y el spray de pimienta», suena por los altavoces de un furgón policial.

A principios de este mes, el Ministro saliente Dilan Yesilgöz (Justicia y Seguridad) introdujo una nueva línea política en la que anunció que tomaría medidas más estrictas contra los activistas que violen la ley. «Esto no son manifestaciones, no son protestas, son acciones ilegales o incluso la comisión de delitos», afirmó el ministro, que también habló de protestas campesinas y manifestaciones donde «se corean consignas reprobables».

Dos de sus compañeros de partido, Daan Wijnants y Stijn Nijssen, ambos concejales de Ámsterdam, estarán allí el sábado para ver si se toman medidas más rápidamente. Según Wijnants, la autoridad en los Países Bajos no debería contradecirse. «Preferiría que se detuviera a los manifestantes», afirma Wijnants, «pero eso no es realista». Luego disolverla y eliminarla lo antes posible «con más autobuses que la última vez», espera. Y por lo que respecta a ambos miembros del VVD, todos los ocupantes de la vía recibirán una multa.

orquesta de fregona

Poco después de las 13.00 horas llegan los primeros autobuses urbanos y media hora después los primeros manifestantes son conducidos o retirados. Los manifestantes mantienen un buen ambiente durante su detención colectiva, aunque según sus propias estimaciones su número este sábado es considerablemente menor que en diciembre. Como la orquesta del trapeador XR’Cuando los santos van marchando‘ apuesta, suena el eslogan: “Volveremos, otra vez, con mucho más”.

Una orquesta de trapeadores XR mantuvo el ambiente alto, aunque la participación de este sábado fue significativamente menor que a finales de diciembre.
Foto Sem van der Wal/ANP

Una hora más tarde los últimos están en el autobús. En total, 326 personas detenidas fueron deportadas y cuatro coches confiscados, informó más tarde la policía. Además de su «reubicación administrativa», los 295 ocupantes de la carretera no tienen que temer «ningún seguimiento posterior» por su participación en la protesta, explica la portavoz de la policía, Esther Izaks.

Después de la anterior absolución de los activistas de XR que bloquearon carreteras, el Ministerio Público está considerando no procesar más a estos grandes números. Izaks: “La magnitud del número de personas con las que tratamos aquí y el impacto que tendrá para la policía y el poder judicial imponer finalmente una multa significa que se ha tomado una decisión: eso simplemente no es factible en términos de capacidad”.

Un manifestante es arrastrado.
Foto Sem van der Wal/ANP

Esta actitud no se aplica a los otros 31 manifestantes que fueron detenidos en el bloqueo de vanguardia alrededor del cruce con la A4. Al igual que los seis activistas de XR que fueron los primeros en tomar la autopista a finales de diciembre, probablemente también recibirán una multa de 200 euros.

«Pacífico pero extremadamente peligroso»

Según el portavoz Izaks, la policía está satisfecha de que la protesta haya finalizado igual de pacífica, pero mejor que la última vez. Al mismo tiempo, dice, el bloqueo de autopistas muy transitadas sigue siendo «un peligro para la vida».

Además, gestionar adecuadamente esta protesta le cuesta mucho personal a la policía, afirma Izaks. “Cada año hay 1.600 manifestaciones en la ciudad por parte de grupos de acción, grandes y pequeños, que quieren hacer oír su voz. Si todo el mundo quiere estar en la carretera de circunvalación, eso no es posible”. Los “cientos” de agentes que se necesitaban en la A10, afirma, “podrían haber presentado un informe un día como hoy o haber visitado a un joven vulnerable del barrio”.






ttn-es-33