La agricultura sobre nuestra conducta alimentaria y el antojo de aguacates: ‘Superficial y apresurada’


1/2 Paul Schots con sus vacas en Breugel (Foto: Alice van der Plas)

Los museos suelen ser urbanos, elitistas y un granjero grosero no encaja allí. Es una afirmación tajante, pero según el artista Wapke Feenstra, en los grandes museos no se presta mucha atención a la cultura rural. Cinco agricultores de Brabante han conseguido ya una plaza en el Van Abbe de Eindhoven. En la exposición Vaca y Paisaje, cinco ganaderos lecheros hablan de su vínculo con la tierra en la que pastan sus animales. Y no se andan con rodeos cuando se trata de nuestros hábitos alimentarios.

Foto de perfil de Alice van der Plas

Paul Schots está orgulloso de sus prados en Breugel. Hay 80 tipos diferentes de plantas que florecen en el suelo del agricultor orgánico. “Simplemente revísalo. Está plagado de insectos”. ¿Vegano? ¿Verdura? Schots tiene su propia opinión. “El hombre es un omnívoro. Necesita proteínas de alta calidad. Mis vacas tienen eso”.

Según Schots, sus praderas ricas en hierbas y con todas las plantas son mejores para la biodiversidad (la cantidad de especies de plantas y animales) que los campos con sólo cereales o guisantes destinados a la parte vegetal de nuestra dieta. «No hay biodiversidad alguna». El agricultor acoge con satisfacción la llegada a Brabante de más prados ricos en hierbas y de vacas pastando tranquilamente. «Pero veo que las tierras agrícolas desaparecen bajo las cajas de distribución, las viviendas y la industria». Una espina clavada para Schots. “Y utilizamos barcos contaminantes para traer aguacates del otro lado del mundo. Me parece horrible».

«Es superficial y apresurado»

En la exposición también podrá verse a su compañera ganadera Liza Simons, de De Mortel. “Me gusta mucho cómo Wapke acerca al museo a los agricultores y cómo se conectan con sus tierras. Espero que su exposición inicie la conversación entre la ciudad y el campo. Las personas ya no están conectadas con el lugar donde se encuentran. A menudo es superficial y apresurado. Lo ves en nuestras elecciones de alimentos. Comiendo una bolsa de patatas fritas. Y no sentir nada”.

Simons trabaja constantemente en su tierra y su calidad. “Hasta ahora no hemos segado diez hectáreas porque está demasiado húmedo y no queremos destruir el suelo. Se intenta trabajar en un país sostenible que también sea bueno para las generaciones futuras. Vuestro vínculo no es sólo en el campo, sino también en la casa y en la familia”.

«Tenemos tanto lujo. ¿No podemos renunciar a algo?»

El granjero Schots no tiene miedo de mirar a los ojos al visitante del museo con ojo crítico. “Como consumidor no se puede simplemente esperar y exigir todo del agricultor. También hay que pagar por ello y ese es el problema». En el pasado, era muy normal que una gran parte de los ingresos se gastaran en comida, afirma.

«Hay un grupo que lucha para llegar a fin de mes y no puede permitirse mi leche, que no haya malentendidos al respecto. Pero hay un grupo mucho más grande que opta por la comida más barata, que a menudo viene del extranjero. Porque en unas vacaciones en avión «Es muy importante para ellos. Tenemos tanto lujo, ¿no podemos renunciar a algo? No tenemos un problema con la cría de animales, tenemos un problema con la cría de seres humanos».

Pero los agricultores también deberían mirarse críticamente a sí mismos, afirma Liza Simons. “Esa es la ventaja de que un artista venga y haga todo tipo de preguntas. Te mantiene alerta. ¿Qué me impulsa a mantenerme ocupado con mis vacas? ¿Cómo se puede trabajar para que contribuya a la biodiversidad?”

La exposición Cow and Landscape se inaugura el fin de semana del 15 y 16 de junio en el Van Abbemuseum de Eindoven.



ttn-es-32