El encanto retro de ‘hacerte con tus colores’