Próxima prueba para Biden: una entrevista televisiva