El Bayern se toma en serio a Guirassy