La extraña resiliencia de la OTAN y la UE