Pero no hay un golpe de derecha en Francia

El FCB ante un doble golpe en el traspaso