Gobierno británico abierto al acercamiento a la UE

Kretschmer acusa al gobierno federal de mal estilo