No hay carta blanca para la ropa sucia