Sheinbaum elige a excanciller de México como jefa de economía


Desbloquea el Editor’s Digest gratis

La presidenta electa de México, Claudia Sheinbaum, eligió a un ministro de Economía considerado favorable a los negocios para unirse a su gabinete mientras intentaba calmar a los inversionistas desconcertados por su resonante victoria electoral a principios de este mes.

En un breve evento el jueves, Sheinbaum nombró a seis miembros del gabinete, enfatizando su experiencia en el tema o experiencia relevante para sus funciones. Marcelo Ebrard, ex ministro de Relaciones Exteriores y principal rival de Sheinbaum para la nominación presidencial a principios de este año, fue nombrado para dirigir el Ministerio de Economía, encargado de promover la industria, el comercio y atraer inversión extranjera.

Ebrard representó a México en las negociaciones durante la presidencia estadounidense de Donald Trump sobre políticas para mantener alejados a los inmigrantes y una renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

«Vivimos en un mundo más proteccionista, en cierta medida más inestable y el mandato es navegar en aguas turbulentas», dijo Ebrard el martes en el acto en un museo del centro histórico de la capital. “México tiene hoy muchas condiciones a su favor en el mundo”.

Aún no ha nombrado a sus candidatos para otros puestos influyentes en el gabinete, incluidos el Ministerio del Interior, Seguridad y Energía.

México es visto como uno de los beneficiarios potenciales a medida que las empresas buscan construir fábricas más cerca de Estados Unidos en medio de crecientes tensiones entre Washington y China sobre el comercio. La inversión extranjera ha sido sólida pero aún no está en auge, y será responsabilidad de Ebrard tratar de aprovechar más oportunidades.

Eso se complicará por un enorme déficit presupuestario, una política energética liderada por el Estado y un plan respaldado por Sheinbaum para reformar el poder judicial despidiendo a unos 1.600 jueces y reemplazándolos con jueces electos.

El peso se fortaleció un 0,6 por ciento frente al dólar tras el anuncio del gabinete. Todavía está más de un 7 por ciento más débil que antes de las elecciones por la preocupación de que los cambios propuestos y otras reformas eliminarían controles y equilibrios cruciales.

Sheinbaum optó por la continuidad al confirmar que Rogelio Ramírez de la O permanecerá en el cargo de finanzas. La canciller Alicia Bárcena también se integrará al nuevo gabinete a cargo del Ministerio de Medio Ambiente.

Pero a lo largo de la campaña, la exacadémica climática y su equipo también subrayaron algunas diferencias entre ella y su predecesor, Andrés Manuel López Obrador, en su estilo y antecedentes.

La coalición del partido gobernante Morena está a sólo dos escaños del Senado de tener una supermayoría en ambas cámaras del Congreso en septiembre, lo que les permitiría impulsar una serie de reformas radicales propuestas por López Obrador.

Sheinbaum hizo campaña con la promesa de construir el “segundo piso” del movimiento político de su mentor López Obrador, y los inversionistas y analistas están tratando de descifrar cuánta influencia tendrá en el nuevo gobierno.

Algunos de sus elegidos eran aliados cercanos, como Ernestina Godoy, ex fiscal estatal de la Ciudad de México, como su principal asesora legal. El jefe del equipo de transición de Sheinbaum y exdiplomático Juan Ramón de la Fuente será el próximo ministro de Relaciones Exteriores.

López Obrador dio a los miembros de su gabinete un margen de maniobra limitado. Por el contrario, los expertos políticos esperan que Sheinbaum ceda más control a su equipo.

“Son todos perfiles alineados con sus cargos”, afirmó la analista política Blanca Heredia. “Parece que vamos a tener gente con voz y presencia, a diferencia de la administración actual”.



ttn-es-56